Hôtel Paris Musée du Louvre et Pyramide ciel bleu
Información y reservas     +33 (0)1 55 73 00 00

Reserva rápida

Mejor precio garantizado

 

 

Buscar
un establecimiento

París INSÓLITO

Amantes del esoterismo, historias extrañas y legendarias o lugares fascinantes, tienen ante ustedes la ciudad de los mil secretos. Dan Brown y su célebre Código Da Vinci no inventaron nada: ¡ese París existe, y es aún más cautivador que el de cualquier novela!

 

Desde el cementerio de Père Lachaise, donde descansa el fundador del espiritismo Allan Kardec, cerca de Chopin y de Jim Morrison, hasta las Catacumbas, cuya entrada se encuentra en la plaza Denfert-Rochereau (antiguamente, la plaza del Infierno), podrá explorar gran cantidad de lugares sulfurosos pero también endiabladamente románticos.

 
La ciudad está repleta de símbolos masónicos, pero hay que saber verlos. La Torre Eiffel, la columna de Julio, el Panteón, el parque Montsouris, el Observatorio, la pirámide del Louvre... están por todas partes. En el Marais, podrá seguir las huellas de Nicolas Flamel, de Cagliostro en Bastilla o de Eliphas Levi en la calle de Sèvres, antes de tomarse un descanso en el Temple de l'Amitié de la calle Jacob.
 
Si le gustan los fantasmas, ¿por qué no atravesar de noche la calle Cujas o beber de la Fuente de los Inocentes? ¿Quizás crea que le dará menos miedo visitar el Manoir de Paris, en la calle du Paradis? Belfegor probablemente le salude en el Louvre, igual que el hombrecillo rojo de las Tullerías... sin hablar de ese fantasma que sigue vagando por la Ópera Garnier, y el de Gérard de Nerval en el callejón des Brouillards, ¡que tratará de olerle!

 
Pero si es alguien con los pies en la tierra, sin duda le gustará conocer las alcantarillas de París bajo el Puente de l'Alma, subir al 58º piso de la Torre Montparnasse, comer en alguno de los bares históricos de la Comuna de París 

París INSÓLITO

 

 

(Temps des Cerises, Merle Moqueur, Cinq Diamants) de la Butte-aux-Cailles, o incluso subirse en el globo cautivo del parque Javel, en el distrito XV. La RATP le permitirá conocer una de las estaciones fantasmas del metro, el mercado de Rungis le sorprenderá a las cuatro de la mañana, y la Gran Mezquita le regalará un momento inolvidable con sus aromas de té a la menta. Para quien intenta desvelarla, París es una ciudad donde lo insólito no deja de fundirse con la realidad.

Consejos y planes «París INSÓLITO »