Hôtel Paris Place Opéra nuit Métro
Información y reservas     +33 (0)1 55 73 00 00

Reserva rápida

Mejor precio garantizado

 

 

Buscar
un establecimiento

Montparnasse - Denfert Rochereau - Jardin du Luxembourg

Ver el siguiente barrio

Montparnasse es el barrio histórico de los artistas en París. Aunque el lugar ha evolucionado mucho con el tiempo, no ha perdido su espíritu. Antes de llegar, quienes deseen respirar ese París que se despierta de Jacques Dutronc deben hacer una parada en el jardín de Luxemburgo

El Luxemburgo no es sólo un jardín, es una atmósfera. El palacio del mismo nombre, hoy en día el Senado, merece una visita, pero de los jardines emana un alma. ¿La de la Médici que lo creó en el siglo XVII? ¿La de las parlanchinas «silleras» desaparecidas en 1974, que ofrecían sillas a los paseantes a cambio de unas monedas? ¿La de las 106 estatuas que dan reputación al parque, como las exposiciones de fotos sobre las rejas exteriores?...
Muy cerca, el barrio de Montparnasse está lleno de contrastes. Quedará la inmensidad urbana que le ofrecerá el último piso de la torre, a 210 metros. El edificio contrasta con la historia aún palpable del barrio, frecuentado en 1913 por jóvenes fovistas como el propio Picasso.

En los bulevares resiste la arquitectura específica de los inmuebles dotados de grandes cristaleras, antes talleres de artistas y hoy preciados lofts. La Escuela de París respiraba ese aire con Soutine, Foujita, Gris, Léger, Modigliani o Matisse. Y como un arte no llega nunca solo, escritores como Sartre (enterrado en el cementerio contiguo), Joyce, Miller, Faulkner o Hemingway también dieron forma al barrio.
Puede seguir sus huellas en La Closerie des Lilas, Le Dôme, La Rotonde, La Coupole o el Bœuf sur le toit. Si prefiere el jazz, el Petit Journal o el que opte por el teatro. En las calles de la Gaieté o de Montparnasse encontrará numerosas salas de espectáculos.

Tras una visita a la suntuosa fundación Cartier de arte contemporáneo, se cruzará con una copia del León de Belfort de Bartholdi (el padre de la estatua de la Libertad) en la plaza Denfert-Rochereau, donde además podrá visitar las entrañas más macabras de París, las Catacumbas. Prepárese, ese viaje subterráneo le dejará un recuerdo paradójicamente imperecedero. Finalmente, para recuperarse de tantas emociones, deambule por la calle Daguerre, un auténtico mercado de productos frescos, y almuerce en el célebre restaurante Zeyer.

Lugares que no puede perderse
  • Jardín y Palacio de Luxemburgo
  • Observatorio de París
  • Bon Marché en Sèvres-Babylone
  • Hotel Lutécia (fachada Art Nouveau)
  • Cementerio de Montparnasse
  • Torre Montparnasse
  • Catacumbas en la plaza Denfert-Rochereau Cartier
  • Calle Daguerre
  • Calles Montparnasse y de la Gaité